La historia de Apolo, el perro que salvó a un recién nacido en Villa Carolina

0
272
La historia de Apolo, el perro que salvó a un recién nacido en Villa Carolina

Una historia trágica con final feliz es la que hoy cuenta Barranquilla gracias a Apolo, el perro que salvó a un recién nacido en el barrio Villa Carolina.

También puedes leer: La Cueva celebra la cultura con una nueva antología de cuentos

El canino, con solo su olfato, condujo a Nayibe Lozano al encuentro de un bebé recién nacido al que abandonaron debajo de la banca de un parque.

“Yo saqué a mi perro a pasear, pero todo estaba oscuro y entonces crucé al parque donde sí había luz”, contó en principio la ama de la mascota, Nayibe Lozano. “Escuché el llanto de un bebé y empecé a buscar, pero jamás en mi vida pensé que lo encontraría en el piso”.

Entonces Apolo arañó sus piernas en señal de haber detectado la procedencia del sonido. Fue allí cuando la mujer encontró al bebé, cálido e inconsolable, envuelto en una serie de batas.

Te puede interesar: Barranquilla fortalecerá oferta de protección social

Además, cuenta Nayibe que observó el cansancio en sus manos, pies y mirada, como si el sueño del agotamiento fuera tan grande como el de sus apenas nacientes gemidos, nacientes tanto como la vida misma que recién alcanzaba de conquistar la criatura.

Sin embargo, lo que más exaltó a Nayibe fue la reacción de su mascota, Apolo, quien al hallar al bebé brincó extasiado. Tal como quien conquista una recompensa después de un gran sacrificio. “él (Apolo) pegó un salto y me enredó con la cadena, casi me caigo, pareció como si él me tratara de decir algo”.

¿Qué pasará con el bebé?

Fue así como Apolo supo que se convirtió en el perro que salvó a un recién nacido. “Mi primera reacción fue rescatar al bebé y pedir ayuda. Había mucha gente atenta a lo que estábamos haciendo”.

Sin embargo, su relato se tornó estremecedor cuando detalló las condiciones en las que encontró a la criatura. “Una parte de la cabeza estaba en el borde y el cuerpo en la arena”.

Al final, el bebé fue puesto sano y salvo y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar se encargará de su cuidado. Además, se conoció que se asignará su cuidado a un hogar sustituto, donde velarán por su sano desarrollo.

Deja una comentario