Barranquilla, biodiverciudad en transformación

0
158

Los barranquilleros celebran con alegría la metamorfosis que ha experimentado su ciudad en los últimos años, un cambio que ha llevado a Barranquilla a ser reconocida como un ejemplo en la preservación y restauración medioambiental a nivel mundial. La apuesta por convertirse en una biodiverciudad ha sido el motor detrás de esta transformación, atrayendo la atención de territorios y ciudades de todo el mundo.

También puedes leer: Trabajo en Barranquilla: oportunidades para trabajar desde ya

Esta visión de una Barranquilla más verde y amigable con el medio ambiente ha dado como resultado la creación de más zonas verdes, espacios al aire libre, bosques urbanos y áreas donde la comunidad puede interactuar no solo con la naturaleza, sino también con una diversidad de especies animales. El impacto de estos cambios ha sido innegable, influyendo positivamente en el desarrollo de la ciudad.

Recientemente, Barranquilla alcanzó un logro sin precedentes al ser nombrada como una de las 11 ciudades del mundo seleccionadas como modelo de restauración y preservación medioambiental por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Este reconocimiento llegó gracias al esfuerzo continuo de la ciudad y a la visión de las autoridades locales.

El alcalde Jaime Pumarejo destacó que Barranquilla fue incluida en esta prestigiosa lista debido a la restauración integral de la ciénaga de Mallorquín y la creación del ecoparque que permite la interacción de la ciudadanía con más de 188 especies de fauna y flora. Pumarejo subrayó: “Solo 11 ciudades fuimos seleccionadas para inspirar la restauración de ecosistemas que impulsen la calidad de vida. Las apuestas de Barranquilla por convertirse en una biodiversiudad no son recientes ya que llevamos un par de años en este recorrido y hemos logrado alcanzar procesos exitosos.”

El mandatario añadió que la transformación de Barranquilla se basa en una serie de proyectos clave, como el cambio del alumbrado público de luces de sodio a LED para mejorar la eficiencia energética, la canalización de los arroyos y la construcción del Gran Malecón. Estos cimientos permitieron aprovechar la oportunidad para desarrollar y fortalecer nuevos proyectos.

El gerente de ciudad, Juan Manuel Alvarado, explicó que el proyecto de restauración de la ciénaga de Mallorquín comenzó a tomar forma en 2020 y 2021 cuando el Distrito presentó la iniciativa al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible. El interés del Gobierno nacional en invertir en este proyecto fue un punto de inflexión que catapultó a Barranquilla hacia la atención internacional.

“La ciudad comenzó a mostrarse en escenarios internacionales para que se dieran cuenta de que los cambios eran reales y que éramos capaces de ejecutarlos”, afirmó Alvarado. Destacó la importancia de la cooperación regional y nacional en la realización de estos proyectos y el apoyo crucial de organizaciones como el Banco Interamericano de Desarrollo, la Corporación Andina de Fomento, la Cooperación Española y la Agencia Francesa de Desarrollo, entre otras.

La restauración de la ciénaga de Mallorquín no solo implica un aumento en la cobertura de manglares, sino que también se traducirá en un aumento en la diversidad de especies en esta área, revirtiendo el daño ambiental del pasado.

Deja una comentario